miércoles, 2 de febrero de 2011

Paseo

A continuación transcribo una aventura que tuve y acabo de encontrar escrita.

Dormí como el orto. 3 a.m. ... tic tac...
Salida 7:00 a.m. approx.
343 hasta Alvear y Sta Fe.
Tren TBA a Rivadavia.
28 hasta Ciudad Universitaria Pabellón III
Llegada 7:55 a.m. --> 2do piso, aula 215.
Prueba: Josha. Supongo algo alrededor de 8. 30 mins.
Salida 9 menos algo. Cruzo, pregunto... "y... el 28 y después..."


28 SemiRápido... tiempo después... "Mejor me bajo porque termino en Ezeiza."
Cruzo para desandar el camino en otro colectivo...
"Dónde carajo estoy?" (me lo pregunté cada minuto)
Gral. Paz 15859... EH?!?!
Camino hasta una parada.
Otro 28 para volver... me bajo enfrente del Makro...
"Estoy en San Martín?" Buena combinación entre San Isidro y Martínez...


Cruzo y camino hasta la Av. San Martín... La recorro con esperanzas infundadas...
Av. Perdedriel?? Eso con que se come??
Para allá?... o para allá?? y bue... izquierda nomás...
"Uy, una avenida grande. Esta es la mía..." (Cuántas veces pensé eso!!)
Sólo encontré desilusión en el cartel que proclamaba "Av. Ricardo Balbín".
Y como el ratón que transformó en crema la leche... a caminar por Balbín a la derecha...


Cuadras y cuadras después...
"Iglesia católica evangélica"
"Jesucristo es amor"
"Jesucristo es amor"

Teléfono público... "y si llamo y les digo que me busquen en el Colegio de Abogados de San Martín??"


Sigo por Balbín... "OH!! qué veo?? un 343!! mi salvación! mi sentido arácnido me dice que ese va para el otro lado... el mío dónde para?"


No pasaba... Seguí por R.B. hasta que en una parada interrogué a un buen hombre de San Miguel... pobre, menos idea que yo tenía... "mira los carteles"...
Sigo por la avenida Ricky (sí, ya eramos amigos) y otro cruce imponente interrumpió mi caminata, al menos por un tiempito y a esa altura ya me encontraba relatando los sucesos a una audiencia inexistente...
Efectivamente a este lo reconocí... "Pte. Perón"... Continúo por Ricky unos cientos de metros hasta que el paisaje más desolador me hace regresar al Gran Conductor, Primer Trabajador... Tómo su avenida hacia la izquierda (que sería a la derecha según la orientación original) y tras un par de cuadras aparece uno de los bienamados 343 (Liniers x Lourdes).
Observando la esquina en la que paraba me acerco y espero el siguiente.
Finalmente llega y hago la venia acostumbrada, rogando que la respuesta del conductor contradijera mi sentido arácnido de que no era ese sino el opuesto el que me llevaría, al menos, a territorio más familiar.
No eran vanos mis esfuerzos ya que podría indicarme dónde tomarme el correcto.
Confirmando mi heredado sentido de la orientación dijo "No... en la esquina.".
Entonces voy a la esquina y una chapa clavada en un poste, que rezaba "P.343" me proporcionó cierto grado de alivio.
Me siento en la vereda y al ratito llega. 1,25 hasta San Isidro... Largo rato de viaje parado... incontables nombres de calles desfilaban con numeraciones exageradas "5000, 2800, etc...".

Eso es todo lo que había escrito aquella vez.
Saludos!

4 comentarios:

Ragnar dijo...

Si hubieses llamado al Ragnar, yo te decía donde tomar el 343.

flandorsio dijo...

"Yo creo que el que te pase eso es una de esas cosas que construyen tu personalidad"

Comentario de psicóloga de programa de televisión aparte, a mi me pasó una vez que el chofer me tiro "uuh no flaco te re pasaste". No tenía un peso, no sabía donde estaba y bueh... a meterle pata.

Café (con tostadas) dijo...

eso te pasa por vivir en un lugar donde existen un 343 y una calle hasta el número 15859

DEJATE DE JODER!!!!

ps: casi destruyo mi teclado con la carcajada de 'sí, ya eramos amigos' ;)

Marke dijo...

Jajaja ahí al toque está mu facultad!